Omega-3

¿Qué son los Omega 3?

 

Los ácidos grasos Omega 3 son un tipo específico de grasa que se encuentra en la pared celular de cada célula. Se consideran esenciales, lo que significa que el cuerpo no puede crearlos, sino que debe recibirlos de la dieta o de los suplementos.

Además de influir en la fluidez de la pared celular y permitir que los compuestos entren y salgan fácilmente, los Omega 3 también tienen otras acciones que apoyan una variedad de condiciones de salud relacionadas con la salud del corazón, la salud de los ojos, la salud del cerebro y la salud inmunológica.

Entre los muchos tipos de Omega 3, EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico) son los Omega 3 más investigados. Aunque a menudo se encuentran juntos en el aceite de pescado, se ha descubierto que estas grasas tienen diferentes acciones en el cuerpo.

 

Beneficios del DHA

Salud ocular: el DHA (Ácido docosahexaenoico) se encuentra en niveles altos en la retina del ojo, dónde apoya el funcionamiento adecuado de los ojos.

Salud del cerebro: el DHA también se encuentra en niveles altos en la estructura del cerebro (sinaptosoma y corteza cerebral) y ayuda a respaldar la eficiencia de las respuestas cerebrales.

Desarrollo: apoya el desarrollo saludable del cerebro y los ojos en el feto, el bebé y durante los años de la niñez.

Memoria: aumenta los niveles del neurotransmisor dopamina, que aumenta el estado de ánimo, la memoria, la motivación y la capacidad de aprendizaje junto con otros efectos cognitivos positivos.

Fluidez de la membrana celular: la incorporación de DHA en las células hace que ambos compuestos puedan entrar y salir de la célula más fácilmente y mejorando la comunicación celular, lo que genera una mayor flexibilidad y energía en general.

Sistema Inmunológico: El DHA también tiene propiedades que regulan la inmunomodulación y la producción de prostaglandinas antiinflamatorias.

 

 

Beneficios del EPA

Salud del corazón: tener suficiente EPA (Ácido eicosapentaenoico) puede reducir la presión arterial, los triglicéridos y la inflamación que se ha relacionado con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Salud de las articulaciones: EPA también puede reducir el dolor en las articulaciones y apoyar la recuperación del cartílago.

Estado de ánimo saludable: EPA apoya el funcionamiento saludable del cerebro a través de sus efectos antiinflamatorios y apoyando las vías metabólicas correctas.

Salud inmunológica: EPA también promueve la creación de una serie de compuestos antiinflamatorios.

Reduce el estrés celular: las acciones antiinflamatorias de EPA aseguran que haya menos compuestos oxidativos e inflamatorios que pueden aumentar el daño celular.