Metaanálisis de Omega 3 y ojo seco

Metaanálisis de Omega 3 y ojo seco - Puro Omega

“Eficacia de la suplementación con ácidos grasos Omega-3 para el tratamiento del síndrome del ojo seco: resumen del reciente metaanálisis”

¿Qué es el ojo seco y cómo se aborda el tratamiento?

El síndrome de ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie del ojo que se caracteriza por una alteración de la película lagrimal que causa una mala o insuficiente lubricación del ojo, molestias oculares y alteraciones de la visión. Entre los síntomas que se asocian al ojo seco se encuentran: quemazón, ardor, enrojecimiento, picor, sensación de arenilla, malestar al realizar tareas que demandan un esfuerzo visual, como fijar la vista en la pantalla del ordenador o realizar tareas a una distancia corta, especialmente si se realizan durante mucho tiempo.
La inflamación de la superficie ocular puede ser una de las causas principales del síndrome del ojo seco. El tratamiento clásico más extendido consiste en la aplicación de lágrimas artificiales para ayudar a mantener la humedad del ojo, pero sólo proporcionan un alivio temporal; sin embargo, no aborda el proceso inflamatorio que subyace el síndrome de sequedad ocular. Entre los agentes antinflamatorios que se utilizan son los corticoides pero su uso prolongado está desaconsejado ya que puede causar efectos secundarios. Por otro lado, existe una alternativa, la ciclosporina, que actúa como un inmunomodulador de uso tópico; pero posee una eficacia limitada y no se encuentra disponible a nivel comercial en determinados países. Esta necesidad de tratamiento no cubierta abre las puertas a considerar los ácidos grasos Omega-3 como tratamiento de la sequedad ocular gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Los Omega-3, eficaces en la sequedad ocular por su acción antiinflamatoria

El ácido graso Omega-3 es un nutriente con muchísimos beneficios para la salud en general, pero es que además es excelente para cuidar de la salud visual. Los ácidos grasos Omega-3 son grasas poliinsaturadas que el cuerpo obtiene de los alimentos, ya que nuestro cuerpo no es capaz de sintetizarlos por sí solo. Los tipos principales de grasas Omega-3 son el ácido alfa linolénico (ALA), una grasa que se encuentra en los alimentos de origen vegetal, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), ambos derivados del pescado. El ALA es de cadena larga y es convertido por el cuerpo humano en ácidos grasos de cadena más larga como son el EPA y el DHA. Los ácidos grasos forman parte de la estructura de la membrana celular y son el sustrato para la síntesis de las prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos, reguladores de la inflamación en el cuerpo. El proceso inflamatorio proviene del ácido araquidónico, un fosfolípido localizado en la membrana celular que al interactuar con dos clases de enzimas “ciclooxigenasas (COX) y 5-lipooxigenasa (5-LO)” se induce la inflamación. Se ha demostrado que los ácidos grasos Omega-3 compiten por los sitios activos que utiliza el ácido araquidónico en las vías de la ciclooxigenasa y lipoxigenasa, con lo cual lo desplazan y a la vez sirven como sustrato para crear mediadores mucho menos potentes, que se traduce en una acción antiinflamatoria.
Numerosos estudios preclínicos han demostrado in vitro los potentes efectos antiinflamatorios en células epiteliales humanas de córnea, reduciendo notablemente la producción de citoquinas.

“Los Omega-3 actúan como inhibidores enzimáticos en el proceso de inflamación”

Además, en 2005, un estudio de más de 32.000 mujeres del Women’s Health Study (Estudio de Salud de la Mujer), determinó que quienes consumían más ácidos grasos Omega-3 provenientes de pescado tenían un 17% menor probabilidad de presentar ojo seco, en comparación con las mujeres que consumían pocos o ningún producto del mar. Estudios posteriores han sido publicados; sin embargo, algunos expertos no eran convincentes con respecto a la metodología de algunos estudios.

Evidencia Clínica Reciente
Recientemente, se han despejado todas las dudas y ha sido gracias a la publicación en febrero 2019 del metaanálisis en la revista científica Cornea. Este metaanálisis proporciona evidencia sobre la suplementación con Omega-3 mejora significativamente los síntomas y signos del ojo seco en los pacientes con enfermedad del ojo seco y puede ser un tratamiento efectivo para esta enfermedad. Se realizó una búsqueda bibliográfica sistemática en las bases de datos de PubMed, Scopus, Web of Science y Cochrane Central of Controlled Trials. Se incluyeron ensayos clínicos aleatorizados, de distintos países, que compararon la suplementación con Omega-3 versus placebo en pacientes con enfermedad del ojo seco.
Las variables analizadas fueron los síntomas del ojo seco, el tiempo de ruptura, la prueba de Schirmer y la tinción con fluoresceína corneal. En el análisis se incluyeron 17 ensayos clínicos aleatorizados con un total de 3363 pacientes, hombres y mujeres de entre 23 y 62 años de diferentes países. Todos ellos tenían diagnosticado el síndrome de ojo seco con una variedad de etiologías diversas: daño por uso de pantallas móviles, síndrome de Sjögren, disfunción de glándulas de meibomio, lentes de contacto, rosácea, etc. La dosis diaria que se evaluó fue entre 127.5 y 2000mg de EPA y entre 99 y 1000 mg de DHA, procedente de aceite de pescado, aceite de krill, aceite de linaza, aceite de semilla de grosella negra, aceite de espino amarillo y aceite de borraja.
Los resultados mostraron que, en comparación con placebo, la suplementación con Omega-3 disminuyó los síntomas del ojo seco y los cambios en la tinción con fluoresceína mostraron diferencias estadísticamente significativas, mientras que se evidenció un aumento del tiempo de ruptura y los valores de la prueba de Schirmer que también fueron estadísticamente significativa. No se observó evidencia de sesgo de publicación, y los análisis de sensibilidad indicaron la solidez de los resultados obtenidos.
Se observó también que existe una asociación entre la eficacia de la suplementación con ácidos grasos Omega-3 y los hábitos alimenticios del país donde tuvo lugar el estudio. Concretamente, la mejora de los síntomas de ojo seco y los valores del tiempo de ruptura era mayores en países como India, donde la mayoría de la población son vegetarianos y tienen una ingesta muy baja o casi inexistente de pescado. También se demostró que el consumo de aceites ricos en Omega-6 (como son el aceite de girasol y el aceite de cártamo) inhiben la conversión de ALA a DHA, un tipo de ácido graso Omega-3 de cadena larga que nos ayuda a mantener una actividad mental normal y que se necesita al menos un aporte mínimo de 250 mg/día.

“2 gramos de EPA y 1g de DHA cada día reducen la sequedad ocular”

En conclusión, este es el metaanálisis más amplio, a día de hoy, que investiga la eficacia de la suplementación con Omega-3 en la sequedad ocular. El número tan elevado de estudios clínicos que han sido analizados y la gran diversidad de pacientes incluidos ha permitido que las estimaciones sean más precisas que en análisis anteriores. Por lo tanto, la evidencia que proporciona este metaanálisis confirma que la suplementación con Omega-3 mejora significativamente los síntomas y signos del ojo seco en los pacientes con enfermedad del ojo seco y puede ser un tratamiento efectivo para esta enfermedad.

“La suplementación con Omega-3 mejora significativamente los síntomas de sequedad y puede ser un tratamiento efectivo para la enfermedad del ojo seco.”

REFERENCIAS
1. Craig JP, Nichols KK, Akpek EK, et al. TFOS DEWS II definition and classification report. Ocul Surf. 2017;15:276–283.
2. Miljanovic B, Dana R, Sullivan DA, et al. Impact of dry eye syndrome on vision-related quality of life. Am J Ophthalmol. 2007;143:409–415.
3. Wei Y, Asbell PA. The core mechanism of dry eye disease is inflammation. Eye Contact Lens. 2014;40:248–256.
4. Jones L, Downie LE, Korb D, et al. TFOS DEWS II management and therapy report. Ocul Surf. 2017;15:575–628.
5. Harris W. Omega-6 and omega-3 fatty acids: partners in prevention. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 2010;13:125–129.
6. James MJ, Gibson RA, Cleland LG. Dietary polyunsaturated fatty acids and inflammatory mediator production. Am J Clin Nutr. 2000;71:343S–8S.
7. Calder PC. N-3 polyunsaturated fatty acids and inflammation: from molecular biology to the clinic. Lipids. 2003;38:343–352.
8. Miljanovic B, Trivedi KA, Dana MR, et al. Relation between dietary n-3 and n-6 fatty acids and clinically diagnosed dry eye syndrome in women. Am J Nutr. 2005;82:887–893.
9. Hom MM, Asbell P, Barry B. Omegas and dry eye: more knowledge, more questions. Optom Vis Sci. 2015;92:948–956.
10. Ziemanski JF, Wolters LR, Jones-Jordan L, et al. Relation between dietary essential fatty acid intake and dry eye disease and meibomian gland dysfunction in postmenopausal women. Am J Ophthalmol. 2018; 189:29–40.
11. Mendoza RL. Clinical trials with multiple endpoints can establish a correlation, but not (yet) causality, between dietary supplementation with omega-3 fatty acids and keratoconjunctivitis sicca. J Med Econ. 2018;21:1–22.
12. American Academy of Ophthalmology Cornea/External Disease Panel. Preferred Practice Pattern Guidelines: Dry Eye Syndrome. San Francisco, CA: Academy of Ophthalmology; 2013. Available at: https://www.aao.org/preferred-practice-pattern/dry-eye-syndrome-ppp–2013.
13. Liberati A, Altman DG, Tetzlaff J, et al. The PRISMA statement for reporting systematic reviews and meta-analyses of studies that evaluate healthcare interventions: explanation and elaboration. PLoS Med. 2009;6: e1000100.
14. Higgins JPT, Altman DG, Gøtzsche PC, et al. The Cochrane Collaboration’s tool for assessing risk of bias in randomised trials. BMJ. 2011; 343:d5928.
15. Higgins JPT, Thompson SG, Deeks JJ, et al. Measuring inconsistency in meta-analyses. BMJ. 2003;327:557–560.
16. Higgins JPT, Green S. Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions Version 5.1.0. London, United Kingdom: The Cochrane Collaboration; 2011.
17. Bhargava R, Kumar P, Kumar M, et al. A randomized controlled trial of omega-3 fatty acids in dry eye syndrome. Int J Ophthalmol. 2013;6:811– 816.
18. Bhargava R, Kumar P. Oral omega-3 fatty acid treatment for dry eye in contact lens wearers. Cornea. 2015;34:413–420.
19. Bhargava R, Kumar P, Phogat H, et al. Oral omega-3 fatty acids treatment in computer vision syndrome related dry eye. Cont Lens Anterior Eye. 2015;38:206–210.
20. Bhargava R, Chandra M, Bansal U, et al. A randomized controlled trial of omega 3 fatty acids in rosacea patients with dry eye symptoms. Curr Eye Res. 2016;41:1274–1280.
21. Bhargava R, Kumar P, Arora Y. Short-term omega 3 fatty acids treatment for dry eye in young and middle-aged visual display terminal users. Eye Contact Lens. 2016;42:231–236.
22. Brignole-Baudouin F, Baudouin C, Aragona P, et al. A multicentre, double-masked, randomized, controlled trial assessing the effect of oral supplementation of omega-3 and omega-6 fatty acids on a conjunctival inflammatory marker in dry eye patients. Acta Ophthalmol. 2011;89: e591–e597.
23. Deinema LA, Vingrys AJ, Wong CY, et al. A randomized, doublemasked, placebo-controlled clinical trial of two forms of omega-3 supplements for treating dry eye disease. Ophthalmology. 2017;124: 43–52.
24. Dry Eye Assessment and Management Study Research Group, Asbell PA, Maguire MG, Pistilli M, et al. n-3 fatty acid supplementation for the treatment of dry eye disease. N Engl J Med. 2018;378:1681–1690.
25. Epitropoulos AT, Donnenfeld ED, Shah ZA, et al. Effect of oral reesterified omega-3 nutritional supplementation on dry eyes. Cornea. 2016;35:1185–1191.
26. Kangari H, Eftekhari MH, Sardari S, et al. Short-term consumption of oral omega-3 and dry eye syndrome. Ophthalmology. 2013;120:2191– 2196.
27. Kawakita T, Kawabata F, Tsuji T, et al. Effects of dietary supplementation with fish oil on dry eye syndrome subjects: randomized controlled trial. Biomed Res. 2013;34:215–220.
28. Larmo PS, Järvinen RL, Setälä NL, et al. Oral sea buckthorn oil attenuates tear film osmolarity and symptoms in individuals with dry eye. J Nutr. 2010;140:1462–1468.
“La suplementación con Omega-3 mejora significativamente los síntomas de sequedad y puede ser un tratamiento efectivo para la enfermedad del ojo seco.”
29. Macsai MS. The role of omega-3 dietary supplementation in blepharitis and meibomian gland dysfunction (an AOS thesis). Trans Am Ophthalmol Soc. 2008;106:336–356.
30. Malhotra C, Singh S, Chakma P, et al. Effect of oral omega-3 fatty acid supplementation on contrast sensitivity in patients with moderate meibomian gland dysfunction: a prospective placebo-controlled study. Cornea. 2015;34:637–643.
31. Oleñik A, Jiménez-Alfaro I, Alejandre-Alba N, et al. A randomized, double-masked study to evaluate the effect of omega-3 fatty acids supplementation in meibomian gland dysfunction. Clin Interv Aging. 2013;8:1133–1138.
32. Sheppard JD, Jr, Singh R, McClellan AJ, et al. Long-term supplementation with n-6 and n-3 PUFAs improves moderate-to-severe keratoconjunctivitis sicca: a randomized double-blind clinical trial. Cornea. 2013; 32:1297–1304.
33. Wojtowicz JC, Butovich I, Uchiyama E, et al. Pilot, prospective, randomized, double-masked, placebo-controlled clinical trial of an omega-3 supplement for dry eye. Cornea. 2011;30:308–314.
34. Erdinest N, Shmueli O, Grossman Y, et al. Anti-inflammatory effects of alpha linolenic Acid on human corneal epithelial cells. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2012;53:4396–4406.
35. Rashid S, Jin Y, Ecoiffier T, et al. Topical omega-3 and omega-6 fatty acids for treatment of dry eye. Arch Ophthalmol. 2008;126:219–225.
36. Serhan CN, Petasis NA. Resolvins and protectins in inflammation resolution. Chem Rev. 2011;111:5922e43.
37. Erdinest N, Ovadia H, Kormas R, et al. Anti-inflammatory effects of resolvin-D1 on human corneal epithelial cells: in vitro study. J Inflamm (Lond). 2014;11:6.
38. Li N, He J, Schwartz CE, et al. Resolvin E1 improves tear production and decreases inflammation in a dry eye mouse model. J Ocul Pharmacol Ther. 2010;26:431e9.
39. Liu Y, Kam WR, Sullivan DA. Influence of omega 3 and 6 fatty acids on human meibomian gland epithelial cells. Cornea. 2016;35:1122e6.
40. Mani I, Kurpad AV. Fats and fatty acids in Indian diets: time for serious introspection. Indian J Med Res. 2016;144:507.
41. Emken EA, Adlof RO, Gulley RM. Dietary linoleic acid influences desaturation and acylation of deuterium-labeled linoleic and linolenic acids in young adult males. Biochim Biophys Acta. 1994;1213:277–288.
42. Liu A, Ji J. Omega-3 essential fatty acids therapy for dry eye syndrome: a meta-analysis of randomized controlled studies. Med Sci Monit. 2014; 20:1583e9.
43. Zhu W, Wu Y, Li G, et al. Efficacy of polyunsaturated fatty acids for dry eye syndrome: a meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Rev. 2014;72:662e71.

Dejar Comentarios

Scroll